La Boda de Sara y Miguel

En esta ocasión, desde Laura Malingraux queremos dedicarle esta publicación a una novia de lo más especial: Sara. ¡Enamórate de esta bonita historia de amor!

Sara y Miguel se conocieron como cada vez se conocen más parejas, es decir, a través de una aplicación de citas. La novia confiesa que se animó a probar tras las experiencias positivas de varias amigas, y cosas del destino, allí conoció al amor de su vida. Desde su primera cita, nunca más se volvieron a separar.

Una boda diferente, pero muy especial

Los novios confiesan que no hubo pedida de mano como tal, y que todo surgió tras largas conversaciones sobre su futuro como pareja. Ambos habían decidido que casarse era lo mejor a la hora de formar una familia, pero con la llegada del COVID-19 y los planes cambiaron y tuvieron que aplazarla. A pesar de todo, había que, por encima de todo, tenían muy claro: querían ser papás y para eso no querían esperar. Su ansiado deseo les fue concedido y se hizo realidad ¡A la primera!

En el momento que se enteraron del embarazo, decidieron no retrasar más el momento de la boda, por lo que, aunque no hubo pedida de mano, sí fue una decisión muy meditada y hablada entre ambos. En realidad, fue una bonita experiencia en la que se unieron dos enamorados junto con el fruto de su amor. El pequeño Diego acompañaría a Sara a lo largo de todo el proceso de confección de su vestido y por supuesto en su día más importante.

La boda de Sara y Miguel

Sara, como casi toda niña, ha soñado con el momento de decir “Sí, quiero” con un precioso vestido de novia y una boda por todo lo alto, pero en cambio, Miguel, por su carácter tímido, prefería una celebración más íntima y familiar. Y, así fue, ambos tuvieron una boda muy especial con momentos de lo más emotivos.

La novia

La novia tenía claro que su vestido de novia iba a ser diferente debido a su embarazo, pero tenía claro que quería que fuese especial. Buscaba en todo momento sentirse cómoda y segura. Tras visitar varias tiendas, no encontraba ningún diseño que se adaptara a sus gustos y preferencias dado que quería algo sencillo. Un día, sara llegó al atelier de Laura Malingraux de casualidad, pues suele pasear por la calle donde está el Atelier.

Tras la primera cita, Sara sintió que, por fin, alguien la comprendía. Tal y como ella misma explica, “no sentí que intentara hacerme cambiar de opinión”. Entonces, esa comprensión y la manera de trabajar en el taller, la convencieron para que nuestro atelier fuera el elegido de diseñarle y confeccionarle un vestido de novia de lo más especial.

El vestido original y diferente de Sara

Para su gran día, Sara llevó un vestido midi sin mangas con escote de pico y cuerpo de plumeti bordado. A la cintura, llevaba un fajín de terciopelo en color rosa palo, combinado con unas alpargatas de Viguera, un bonito ramo de tulipanes y un abrigo de Zara, todo en color rosa, su color favorito. El tocado que acompañaba el look, también fue obra del Atelier Laura Malingraux.

Sara confiesa que, de no haber estado embarazada para su boda, hubiese elegido otro tipo de vestido, pero dadas las circunstancias, el vestido que le confeccionó nuestro Atelier encajaba a la perfección con lo que estaba buscando. También explica que se presentaron complicaciones, pues el traje se tuvo que ir adaptando conforme crecía su barriga de embarazada. Pero, finalmente, gracias al trabajo de Laura Malingraux, el vestido quedó perfecto y pudo sentirse elegante a la par que sencilla ya que esa era su prioridad.

El gran día: el “Sí, quiero” más especial

Tras decir “Sí, quiero” el pasado viernes 6 de mayo en el ayuntamiento de Majadahonda, Sara y Miguel junto con sus familiares más cercanos decidieron disfrutar de una comida en un pueblo de Segovia. Después, para la celebración decidieron pasar la tarde en el Palacio de la Granja de San Ildefonso y tomar preciosas fotografías para recordar siempre ese dulce momento.

Finalmente, para terminar un día lleno de emociones y sentimientos a flor de piel, tanto los novios como sus seres queridos, se alojaron en el Parador de La Granja. El hecho de ser tan pocos invitados permitió tanto a Sara como a Miguel pasar tiempo de calidad con todos.

¡Enhorabuena Sara y Miguel! Desde Laura Malingraux os deseamos una vida llena de amor, felicidad y alegría junto al pequeño Diego que no tardará mucho en estar entre nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2022 Laura Malingraux . Theme by Viva Themes.