Laura Malingraux atelier vestidos novia Majadahonda

La boda de Claudia y Alberto

En esta ocasión, queremos dedicarle este post a Claudia, una novia encantadora a la que le cogimos un gran cariño. Esta es su bonita historia de amor.

Foto: Velvet Hush

Claudia y Alberto se conocieron en el instituto en tercero de la ESO. El primer día de clases, Beto, como todos lo conocen, se equivocó de aula y el destino hizo de las suyas. Él le pidió ayuda para saber si estaba en el lugar correcto y tras indicarle dónde tenía que ir, surgió lo que en un principio fue una amistad. Pero, al final, se enamoraron y hace 10 años que comenzaron a salir como pareja, hasta que, por fin, decidieron unir sus caminos para siempre.

Una pedida de mano muy bonita y familiar

Como cada Navidad, los novios y la familia de ella se fueron a esquiar a la estación de Baqueira en el Valle de Arán. Tras la cena y siguiendo la tradición, todos se dieron sus regalos de Papá Noel, pero a Claudia le esperaba una gran sorpresa: la pedida de mano. La novia recuerda con una gran sonrisa la noche en que se prometió con Alberto delante de toda su familia, «una noche para no olvidar jamás».

Foto: Velvet Hush

El día más esperado de sus vidas

El 28 de agosto de 2021 fue el día más especial en la vida de Claudia y Alberto. Se dieron el «sí, quiero» delante de las personas más importantes para ellos, sus familiares y amigos. La ceremonia tuvo lugar en la explanada junto a la playa de la Olla en el restaurante L’Olleta, en Altea (Alicante). Sin duda, un lugar que hizo de este momento, un instante único y mágico que todos recordarán para siempre.

Foto: Velvet Hush

La novia

Claudia tenía claro que para el día de su boda quería un vestido de novia especial, no le servía cualquiera. Acudió al atelier de Laura Malingraux y, sintió que «conectamos desde el primer momento». La novia acudió al taller por varias recomendaciones, pero lo que le hizo tomar la decisión final de lucir su precioso traje fue que la diseñadora «captó la idea que yo quería para mi vestido y, en seguida, supe que era la mejor opción».

Foto: Velvet Hush
Foto: Velvet Hush

Toda novia sueña con caminar hacia el altar donde le espera el hombre que ama, vestida con un precioso vestido blanco. Claudia confiesa que al entrar en la ceremonia y ver a su chico llorar, fue un momento fue único y mágico, algo que jamás olvidará. Confiar en Laura Malingraux explica que fue muy sencillo dado que siempre busca que el traje se adapte a la personalidad y los gustos de la novia.

Foto: Velvet Hush
Foto: Velvet Hush

«Toda la boda fue súper especial, no cambiaría ni un segundo. Me emocioné muchísimo al ver a mi chico llorar con mi entrada en la ceremonia, con los discursos que fueron increíbles…Sinceramente, me encantó desde el principio hasta el final».

Claudia Fernández

Los mejores proveedores para el gran día

Para Claudia y Alberto, el día de su boda sería inolvidable y mágico. Por este motivo, decidieron contar con los mejores proveedores para hacer realidad el enlace de sus sueños. Para los zapatos, Claudia tenía claro que quería lucir espectacular, pero sin renunciar a la comodidad. Entonces, se decantó por unas sandalias comodísimas de Alma en Pena y el tocado con detalles muy especiales de Puntulina Tocados.

Foto: Velvet Hush

Otro detalle muy importante son las joyas y Claudia tenía claro que llevaría los pendientes de la feria de artesanos de Altea. Para una ocasión tan especial, la novia quería estar radiante, y para lograrlo se decantó por los profesionales de maquillaje Ekaterina Egorova y para el peinado a Svetlana Kozmina. Las flores eran de Esencia Floral, una floristería de Alfaz del Pi y, el novio, por su parte, también estaba radiante con su traje de la tienda Naipe, también situado en Majadahonda.

Foto: Velvet Hush

La celebración más importante de sus vidas

Después de la emotividad de la ceremonia, comenzó la gran celebración en el Restaurante de L’Olleta en Altea en la que todos disfrutaron de momentos llenos de amor y emociones. Claudia recuerda con ternura que las invitaciones tenían forma de tabla de surf a través de Bodapix y que el día de la boda regaló a sus invitadas un pai pai y sombrillas.

Foto: Velvet Hush

Las encargadas de organizar al detalle el día tan maravilloso y especial que vivieron Claudia y Alberto fueron Natalia y Lola de weddingplanners.es junto a Paqui Agulló Llorens del Restaurante de L’Olleta. Los novios querían guardar para siempre un bonito y delicado recuerdo de su boda, y para lograrlo la única manera es a través de las fotografías. Sin duda, tenían claro que quería escoger a Velvet Hush, pues saben captar los sentimientos y las emociones del momento.

Foto: Velvet Hush

¿Cómo ha afectado el Covid a los planes de tu boda? ¿Qué has tenido que cambiar/adaptar? 

El Covid ha afectado a prácticamente toda la boda. Hemos tenido que estar pendiente de las restricciones que había en el lugar de la ceremonia, en Altea. Tuvimos que cambiar varias veces la fecha de la boda, además del horario. En un principio, iba a ser una boda para un viernes por la tarde y, finalmente, tuvo que ser un sábado en horario de mañana.

Otro de los cambios fue que tuvimos que optar por la opción de cóctel más banquete, cuando la idea original era una boda tipo cóctel. En líneas generales, toda la preparación ha sido bastante complicada.

Foto: Velvet Hush

¿Qué sentías en los momentos previos al gran día? ¿Estabas nerviosa, tranquila, emocionada?

Los momentos previos al gran día fueron fenomenal, la verdad. Tuve nervios, pero no por estrés sino por la emoción de la boda. Al estar de vacaciones en el lugar de la boda, los invitados comenzaron a llegar días antes por lo que pudimos disfrutar de ellos en un entorno maravilloso. Las palabras que pueden definir esos instantes fueron felicidad y emoción.

Foto: Velvet Hush

¿Cuáles fueron los momentos más especiales para ti durante la boda?

Toda la boda fue súper especial, no cambiaría ni un solo segundo.

Desde mi entrada a la ceremonia al ver a mi chico llorar, los discursos fueron increíbles, la coreografía de mis compañeras de gimnasia, el baile con mi marido. No quiero dejarme ni un solo instante porque todo fue mágico.

A pesar de que en un principio no nos hacía mucha gracia, durante la sesión de fotos después del «sí, quiero» fue un momento muy bonito el poder estar los dos a solas, y sin duda, muy divertido.

Foto: Velvet Hush
Claudia+Beto

Claudia, muchas gracias por compartir con nosotras el día más especial de tu vida y por confiar en el atelier Laura Malingraux para el diseño y la confección del vestido de tus sueños. Desde nuestro taller, os deseamos toda la felicidad del mundo en esta nueva etapa como marido y mujer. ¡Felicidades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Laura Malingraux . Theme by Viva Themes.