Cuatro vestidos de cine | Laura Malingraux

Cuatro vestidos de cine

La relación entre la moda con el cine ha sido siempre muy cercana; de tal forma que los momentos y vestidos más fashion de la historia, los hemos vivido a través de la gran pantalla. A día de hoy, esos maravillosos vestidos nos siguen encantando, y, sean o no de novia, nos siguen haciendo soñar que, algún día, nos casaremos con alguno de ellos.

SABRINA

En 1954, Audrey Hepburn luce un maravilloso vestido de Givenchy en la famosa comedia romántica Sabrina. Este increíble vestido, nunca fue concebido como vestido de novia, pero aún a día de hoy, sigue influenciando el mundo de la moda nupcial. Realizado en un exquisito tejido blanco bordado en negro, con escote palabra de honor y falda asimétrica de volumen, este vestido se ha convertido en el máximo exponente de la elegancia, al combinarse con unos largos guantes blancos.

LOS CABALLEROS LAS PREFIEREN RUBIAS

En 1953, Marilyn Monroe lleva un vestido del diseñador William Travilla, en la película «Los caballeros las prefieren rubias». Este fantástico vestido, se compone de una falda de volumen de largo midi realizada en tul plisado; y de un cuerpo ajustado de cuello alto y manga acampanada, realizado en un encaje floral, jugando con las transparencias. El complemento estrella, el sutil tocado de encaje.

KING KONG

En 2005, Naomi Watts nos deja sin aliento con el magnífico vestido dorado ‘glitter’, obra del diseñador Terry Ryan. De color champange, con apliques metálicos en los hombros en tono bronce y cola de pez, se combina con un peinado y un maquillaje retro. El look de ensueño de una novia glam, dispuesta a deslumbrar en su paso por el altar.

SEXO EN NUEVA YORK

Han sido muchos los outfits con los que, la fashionista por excelencia Carrie Bradshow, nos ha dejado con la boca abierta. El momento estrella, cuando Sarah Jessica Parker se viste de novia y nos deleita con una sucesión de vestidos, cada cual más espectacular que el anterior. Para su boda con Mr. Big, Carrie elige el emblemático diseño de Vivienne Westwood, pero el que a nosotras no ha dejado sin palabras, es el de Vera Wang. Sencillamente, amor a primera vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *